//doostozoa.net/4/7428065

Resumen del Porfiriato

Resumen del Porfiriato

El Porfiriato es un periodo histórico amplio y denso, por lo que en ocasiones puede resultar difícil para las personas, adentrarse en el conocimiento de esta etapa que definió en tantos aspectos al México del siglo XIX y del XX.

Por ello, te proporcionamos un resumen que tiene como objetivo, proveerte con la información esencial sobre el Porfiriato y, de esta manera, seas capaz de tener un entendimiento general de este periodo lleno de claroscuros.

¿Qué es el Porfiriato?

Desde luego, lo primero es cuestionarnos respecto a ¿qué es el Porfiriato? Pues bien, en términos muy simples y resumidos, el Porfiriato fue un período de la historia de México que duró desde el 28 de noviembre de 1876 hasta el 25 de mayo de 1911.

Para llegar al poder, Porfirio Díaz primero se levantó en armas a través de dos manifiestos: El Plan de la Noria (1871), que resultó un intento fallido, y el Plan de Tuxtepec, con el que pudo acceder a la silla presidencial en 1876.

Durante este tiempo, el gobierno estuvo bajo el control del militar y político oaxaqueño Porfirio Díaz Mori. Durante el Porfiriato, la política se aplicó de tal manera que todo quedaba subordinado al presidente.

Además, el gobierno del general Díaz se caracterizó por una política económica liberal y por la inversión en infraestructura y modernización del país. También se destacó, lamentablemente, por la represión y la falta de libertades políticas.

El Porfiriato: Un Análisis Integral de sus Aspectos Políticos

El Porfiriato, también conocido como el régimen del presidente mexicano Porfirio Díaz, abarcó, como ya lo mencionamos, desde 1876 hasta 1911. Durante este periodo, México experimentó transformaciones políticas, económicas, sociales y culturales significativas.

En esta página, exploraremos detalladamente los aspectos políticos del Porfiriato, examinando cómo se desarrollaron y evolucionaron las instituciones políticas durante ese tiempo.

Aspectos Políticos del Porfiriato

El Porfiriato se caracterizó por un régimen político autoritario y centralizado, con Porfirio Díaz en el poder como presidente de México durante gran parte del periodo. Díaz gobernó con mano dura, consolidando su control sobre el país y estableciendo un gobierno fuerte y estable. Durante el Porfiriato, se promovieron una serie de cambios políticos para fortalecer el poder central y estabilizar el país.

El gobierno del Porfiriato se basó en una constitución que otorgaba amplios poderes al presidente. Díaz utilizó estos poderes para consolidar su liderazgo y mantener el control sobre las instituciones políticas. Se estableció un sistema presidencialista en el que el presidente tenía un poder prácticamente absoluto y podía tomar decisiones unilaterales.

Para mantener su régimen en el poder, Díaz implementó una serie de estrategias políticas, incluyendo la represión de opositores políticos (como la deportación a Yucatán) y la censura de la prensa. Esto llevó a una falta de libertad de expresión y a la supresión de la oposición política. Como puedes ver, una buena cantidad de problemáticas del Porfiriato. Sin embargo, también se realizaron esfuerzos para modernizar y fortalecer las instituciones gubernamentales.

Durante el Porfiriato, se estableció una estructura de gobierno centralizada, con un enfoque en la estabilidad política y el desarrollo económico. Se implementaron políticas de modernización y se promovió la inversión extranjera para impulsar el crecimiento económico del país. Estas políticas fueron parte de la estrategia de Díaz para fortalecer su régimen y garantizar la estabilidad política.

Aunque el Porfiriato fue un periodo de crecimiento económico y modernización en México, también hubo críticas hacia el régimen. Muchos consideraban que el poder estaba concentrado en manos de unos pocos (como el grupo de los científicos, por ejemplo), mientras que gran parte de la población seguía viviendo en condiciones de pobreza y desigualdad, sufriendo graves situaciones como la la leva o el reclutamiento forzoso que, además de todo, contribuyó a la debilidad del ejército porfirista. Estas desigualdades y la falta de participación política llevaron a la eventual caída del régimen de Porfirio Díaz en 1911.

De igual manera, estos aspectos negativos del régimen, dieron lugar a diversas maneras de expresión que se oponía a la política Porfirista, tal como lo fueron los clubes liberales del periodo, que tuvieron su primer gran reunión en el Congreso Liberal de 1901, celebrado en el teatro La Paz, en San Luis Potosí.

En resumen, el Porfiriato fue un periodo de gobierno autoritario y centralizado en México. Durante esta época, Porfirio Díaz ejerció un control casi absoluto sobre el país y promovió políticas de modernización y desarrollo económico. Sin embargo, también hubo críticas hacia el régimen debido a la falta de participación política y las desigualdades sociales y económicas. El Porfiriato tuvo un impacto duradero en la historia de México y sentó las bases para futuros cambios políticos y sociales.

Porfirio Díaz en uniforme militar. Resumen del Porfiriato.
Porfirio Díaz en uniforme militar – Dominio público – Restauración y colorización: Luis Ignacio Sánchez.

La Economía durante el Porfiriato: Un Periodo de Transformación y Desarrollo

Durante el Porfiriato, México experimentó una transformación económica significativa. Bajo el liderazgo del presidente Porfirio Díaz, se implementaron políticas que buscaban modernizar la economía y atraer inversión extranjera. En esta sección, analizaremos en detalle la economía durante el Porfiriato y cómo influyó en el desarrollo del país.

Durante este periodo, México experimentó un crecimiento económico notable. Se impulsaron proyectos de infraestructura, como la construcción de ferrocarriles, carreteras y puertos, que facilitaron la expansión del comercio y el transporte de mercancías. Además, se promovió la inversión extranjera, especialmente en los sectores de minería, petróleo y agricultura.

Uno de los aspectos destacados de la economía porfiriana fue la consolidación de grandes haciendas y el crecimiento del sector agroexportador. Se fomentó la producción de productos como el café, el henequén y el algodón, que tenían una gran demanda en los mercados internacionales. Estos productos se cultivaban principalmente en grandes haciendas, que se convirtieron en centros de producción altamente eficientes.

La inversión extranjera desempeñó un papel importante en el desarrollo económico del Porfiriato. Empresas extranjeras, principalmente de Estados Unidos y Europa, invirtieron en la industria minera, petrolera y ferroviaria. Estas inversiones contribuyeron a la modernización de la infraestructura y al crecimiento económico del país. Sin embargo, también generaron críticas debido a la explotación de los trabajadores y la concentración de la riqueza en manos de unos pocos.

A pesar del crecimiento económico, la desigualdad social fue una característica prominente del Porfiriato. Mientras que un pequeño grupo de élite acumulaba riqueza y prosperidad, la mayoría de la población vivía en condiciones de pobreza y marginación. Las mejoras económicas no se reflejaron de manera equitativa en la sociedad mexicana, lo que eventualmente generó tensiones y conflictos sociales.

El desarrollo económico del Porfiriato también tuvo un impacto en las comunidades indígenas y campesinas. Muchos de ellos fueron desplazados de sus tierras para dar paso a proyectos de desarrollo y a la expansión de las haciendas. Esto generó conflictos y tensiones sociales, ya que las comunidades indígenas perdieron sus formas tradicionales de subsistencia y se vieron obligadas a trabajar en las fincas o a migrar a las ciudades en busca de empleo.

En conclusión, la economía durante el Porfiriato experimentó un crecimiento notable impulsado por la modernización, la inversión extranjera y la expansión del sector agroexportador. Sin embargo, este crecimiento económico estuvo marcado por la desigualdad social y la concentración de la riqueza. Las transformaciones económicas del Porfiriato sentaron las bases para el desarrollo futuro de México, pero también generaron tensiones y conflictos sociales que eventualmente llevarían al fin del régimen de Porfirio Díaz.

Las Relaciones Exteriores de México durante el Porfiriato: Un Periodo de Diplomacia y Expansión Internacional

Durante el Porfiriato, México experimentó una serie de cambios en sus relaciones exteriores, estableciendo vínculos con otras naciones y participando activamente en el escenario internacional. En esta sección, exploraremos en detalle las relaciones exteriores de México durante el Porfiriato y cómo influyeron en la política y la posición del país en el mundo.

Durante este periodo, México buscó estabilizar sus relaciones con Estados Unidos, su vecino del norte. Después de un periodo de tensiones y conflictos, se logró un acercamiento diplomático, y se promovió la inversión estadounidense en México. Se firmaron tratados y acuerdos para proteger los intereses de ambos países y promover la cooperación económica y comercial.

Asimismo, México estableció relaciones con otras naciones europeas, como Inglaterra, Francia y Alemania. Estas relaciones se basaron en intereses económicos, ya que México buscaba atraer inversión y tecnología extranjera para impulsar su desarrollo. Además, se promovieron tratados comerciales y se firmaron acuerdos de amistad y cooperación.

Uno de los eventos más destacados en las relaciones exteriores de México durante el Porfiriato fue la Exposición Universal de París de 1900. En esta exposición, México tuvo la oportunidad de mostrar su cultura, su industria y su riqueza natural al mundo. La participación en eventos internacionales como este contribuyó a mejorar la imagen de México en la comunidad internacional y atraer inversiones y turismo al país.

En términos de política regional, México mantuvo una presencia activa en Centroamérica y el Caribe. Se establecieron tratados y alianzas con países vecinos para promover la estabilidad política y económica en la región. Además, México participó en conferencias y organismos internacionales, como la Unión Panamericana, para fortalecer sus lazos con otras naciones y promover el diálogo y la cooperación regional.

Sin embargo, también hubo conflictos y tensiones en las relaciones exteriores de México durante el Porfiriato. Por ejemplo, se produjo una intervención militar de Estados Unidos en México durante la Revolución Mexicana, lo que generó un deterioro en las relaciones entre ambos países. Además, hubo disputas territoriales con Guatemala y Belice, que se convirtieron en temas delicados en la política exterior mexicana.

En resumen, durante el Porfiriato, México buscó estabilizar sus relaciones con Estados Unidos y establecer vínculos con otras naciones europeas. Participó activamente en el escenario internacional, promoviendo la cooperación económica y comercial. Aunque hubo momentos de estabilidad y éxito en las relaciones exteriores de México, también hubo conflictos y tensiones que desafiarían la posición del país en el mundo.

Cultura y Sociedad durante el Porfiriato: Una Época de Transformación y Contrastes

El Porfiriato fue un periodo en el que la cultura y la sociedad mexicana experimentaron transformaciones significativas. Durante este tiempo, se llevaron a cabo cambios tanto en la vida urbana como en la rural, y se desarrollaron nuevas expresiones artísticas y literarias. En esta sección, exploraremos en detalle la cultura y la sociedad durante el Porfiriato y cómo se manifestaron estos cambios.

En las ciudades, especialmente en la Ciudad de México, se produjo un crecimiento urbano notable durante el Porfiriato. Se construyeron edificios emblemáticos, como el Palacio de Bellas Artes y el Palacio Postal, que reflejaban el estilo arquitectónico de la época. Estas nuevas construcciones contribuyeron a la modernización de las ciudades y a la transformación de su paisaje urbano.

El Porfiriato también fue testigo de un florecimiento de las expresiones artísticas y literarias. Se desarrollaron movimientos artísticos como el neoclasicismo y el positivismo, que buscaban reflejar una estética y una visión optimista del progreso. Destacados artistas y escritores de la época, como Diego Rivera, José Clemente Orozco y Amado Nervo, surgieron y dejaron un legado duradero en la cultura mexicana.

Sin embargo, la modernización y el desarrollo cultural durante el Porfiriato también generaron contrastes y desigualdades sociales. Mientras que una élite adinerada y cosmopolita disfrutaba de las nuevas expresiones culturales, la mayoría de la población vivía en condiciones de pobreza y marginalidad. Esta brecha social se manifestó en la exclusión de amplios sectores de la sociedad de los beneficios de la modernización y la cultura.

En las zonas rurales, la vida y la sociedad mantuvieron muchas características tradicionales. La población campesina continuó dedicándose a la agricultura y seguía viviendo en condiciones precarias. Las haciendas, que concentraban la propiedad de la tierra, ejercían un gran control sobre la vida de los campesinos y generaban relaciones de dependencia y explotación.

La educación también experimentó cambios durante el Porfiriato. Se implementaron reformas educativas que buscaban modernizar y estandarizar el sistema educativo. Se fundaron escuelas y se promovió la educación laica y científica. Sin embargo, el acceso a la educación seguía siendo limitado para la mayoría de la población, especialmente en las zonas rurales y entre los sectores más desfavorecidos.

En cuanto a la vida social, durante el Porfiriato se estableció una élite social que se distinguía por su riqueza y posición política. Esta élite, compuesta principalmente por terratenientes y empresarios, tenía un papel dominante en la sociedad y determinaba las dinámicas políticas y económicas del país. Mientras tanto, la mayoría de la población enfrentaba condiciones de pobreza y falta de oportunidades.

Las mujeres, por su parte, vivieron en una sociedad patriarcal en la que gozaron de escasos derechos. Esto condujo a diversos esfuerzos por parte de las mujeres del Porfiriato, para mejorar su condición civil, laboral, moral e intelectual.

Durante el Porfiriato se destacaron numerosas mujeres, que se graduaron de universidades, fundaron diarios y se dedicaron a actividades que, se creía, eran exclusivas de los hombres.

Incluso pueden rastrearse los orígenes del feminismo en México hasta las hermanas Colín, quienes radicaba en la ciudad de Zitácuaro, Michoacán, y quienes tuvieron una importante participación en el Congreso Liberal de 1901, donde defendieron los derechos de las mujeres, y abogaron por mayores libertades femeninas.

En resumen, el Porfiriato fue un periodo de transformación y contrastes en la cultura y la sociedad mexicana. Se produjo un florecimiento de las expresiones artísticas y literarias, así como una modernización de las ciudades.

Seguridad Interior y Exterior durante el Porfiriato: La Búsqueda de Estabilidad y Control

Durante el Porfiriato, México experimentó diversos desafíos en términos de seguridad interior y exterior. El régimen de Porfirio Díaz buscó establecer y mantener el orden público, así como proteger los intereses nacionales frente a amenazas externas.

Lo anterior porque el ejército se había granjeado una reputación de «intervencionista» durante prácticamente toda la historia de la joven nación mexicana a lo largo del siglo XIX, en especial durante la intervención francesa, cuando se decidió desmovilizar al ejército federal que había apoyado a las fuerzas conservadoras.

En términos de seguridad interior, el régimen del Porfiriato se caracterizó por una fuerte presencia militar y policial. Se estableció una estructura de fuerzas armadas y se fortaleció la Guardia Rural, mejor conocida como Los Rurales, una fuerza paramilitar encargada de mantener la seguridad en las áreas rurales. Estas fuerzas se utilizaron para mantener el orden y sofocar cualquier oposición política o social.

El control y la represión fueron elementos clave en la estrategia de seguridad interior del Porfiriato. Se promovió la centralización del poder y se restringieron las libertades civiles y políticas. La censura de la prensa y la persecución de opositores políticos fueron prácticas comunes para mantener la estabilidad del régimen. Estas medidas generaron tensiones y conflictos, lo que eventualmente contribuyó al debilitamiento y caída del régimen de Porfirio Díaz.

En cuanto a la seguridad exterior, México se enfrentó a diferentes desafíos durante el Porfiriato. Se buscaron relaciones estables y cordiales con los países vecinos, como Estados Unidos, y se firmaron tratados y acuerdos para proteger los intereses nacionales. Sin embargo, también hubo conflictos territoriales con países como Guatemala y Belice, que generaron tensiones en la política exterior mexicana.

Uno de los acontecimientos más importantes en términos de seguridad exterior durante el Porfiriato fue la intervención militar de Estados Unidos en México durante la Revolución Mexicana. Esta intervención tuvo como objetivo proteger los intereses estadounidenses en México y afectó la soberanía y estabilidad del país. La resistencia y la lucha contra esta intervención militar se convirtieron en una parte fundamental de la historia de México durante ese periodo.

También, dada la pax porfiriana de la que gozó/sufrió el país, los militares pudieron profesionalizarse y dedicar más tiempo a los estudios, resultando en la redacción de tratados, mejora en las academias militares, y hasta el avance científico expresado en la investigación y creación de armamento, sin mencionar los intentos de educar militarmente a los niños y jóvenes que concurrieran a las escuelas.

Ejemplo de lo anterior fue el rifle automático (el primero de su tipo en todo el mundo), patentado por el general Manuel Mondragón (que posteriormente tendría una ignominiosa participación en la etapa de la Revolución), así como el sable pistola de Bernardo Reyes, un extraño híbrido que buscaba combinar el poder de fuego de un revolver, con la capacidad ofensiva en encuentros cercanos, mediante una larga hoja afilada. Así como el estudio del armamento en general, con artículos que incluso hablaban de la «humanidad» del fusil Mauser.

Sable pistola mexicano de Bernardo Reyes
«Vista del sable pistola con el mecanismo interior descubierto».

La marina de guerra mexicana, históricamente relegada a un papel secundario en las costas del país, vio cierto auge durante el Porfiriato, bajo la dirección de Bernardo Reyes en el Ministerio de Guerra, aunque la fuerza de la armada mexicana no fue suficiente para hacer frente a la invasión estadounidense de Veracruz en 1914.

La política militar del general Porfirio Díaz dio resultados en ciertos aspectos, pero también generó retrocesos y diversos impactos y reacciones en otros. Por ejemplo, la corriente higienista permeó en cierta medida la cultura militar, especialmente en lo relacionado a las soldaderas, quienes, se pensaba, eran las responsable de las enfermedades venéreas de los soldados.

Cañonero de primera "Veracruz". Marina de guerra Veracruz.
Cañonero de primera «Veracruz»

En resumen, la seguridad interior y exterior durante el Porfiriato estuvo marcada por el control y la represión interna, así como por la búsqueda de relaciones estables con otros países. El régimen de Porfirio Díaz utilizó una fuerte presencia militar y policial para mantener el orden interno y proteger los intereses nacionales. Sin embargo, estas estrategias generaron tensiones y conflictos que eventualmente contribuirían a la caída del régimen, así como a la intervención militar durante la caída de Madero. La intervención militar estadounidense durante la Revolución Mexicana también representó un desafío significativo en términos de seguridad exterior.

La Religión durante el Porfiriato: Entre la Influencia Eclesiástica y el Control del Estado

Durante el Porfiriato, la religión desempeñó un papel importante en la sociedad mexicana, aunque también estuvo sujeta a la influencia y el control del Estado. En esta sección, exploraremos en detalle el papel de la religión durante el Porfiriato y cómo se manifestaron las tensiones entre la influencia eclesiástica y el control estatal.

Durante el Porfiriato, la Iglesia Católica continuó siendo una institución poderosa en México. A pesar de las leyes de Reforma promulgadas en el siglo XIX, que habían limitado el poder y la influencia de la Iglesia, esta mantuvo su presencia y su papel en la sociedad. Los rituales religiosos, las festividades y las prácticas religiosas seguían siendo parte integral de la vida de muchas personas.

Sin embargo, el régimen de Porfirio Díaz buscó ejercer un mayor control sobre la Iglesia Católica. Se promovió la idea de una iglesia «domesticada», es decir, subordinada al Estado y alineada con los intereses del gobierno. Se estableció la Ley de Cultos en 1873, que limitaba la autonomía de la Iglesia y otorgaba al Estado un mayor control sobre sus asuntos internos.

Además, se implementaron políticas para restringir la influencia eclesiástica en la educación y en la vida pública. Se fomentó la educación laica y se promovieron escuelas públicas en detrimento de las instituciones educativas religiosas. Asimismo, se limitó la participación de la Iglesia en la política y se buscó que los sacerdotes y religiosos se abstuvieran de expresar opiniones políticas.

Estas políticas generaron tensiones y conflictos entre el Estado y la Iglesia. La resistencia por parte del clero y de los sectores más conservadores de la sociedad fue evidente, y hubo episodios de persecución y represión contra la Iglesia y sus seguidores. Estas tensiones alcanzaron su punto máximo durante la Revolución Mexicana, cuando la Iglesia se vio amenazada y se produjo una separación aún más pronunciada entre el Estado y la religión.

A pesar de las políticas del gobierno para controlar la influencia de la Iglesia, la religión seguía siendo una parte fundamental de la identidad y la cultura mexicana durante el Porfiriato. La mayoría de la población se identificaba como católica y participaba activamente en las prácticas religiosas. La Iglesia también desempeñó un papel importante en la provisión de servicios sociales y en la atención a los más necesitados.

En conclusión, durante el Porfiriato, la religión siguió siendo una fuerza importante en la sociedad mexicana, aunque estuvo sujeta a la influencia y el control del Estado. La Iglesia Católica mantuvo su presencia y su papel en la vida de las personas, pero también enfrentó restricciones y limitaciones impuestas por el gobierno. Las tensiones entre la influencia eclesiástica y el control estatal fueron evidentes y contribuyeron a la complejidad del periodo.

Documentos y libros del Porfiriato

Los documentos son una parte esencial de la historia de México, y el Porfiriato no es la excepción, pues ayudan a entender las motivaciones e ideas de los protagonistas y grupos sociales de esta época.

Es por ello que vamos a compartir una serie de documentos con los que será posible comprender, todavía más, este resumen del Porfiriato.

Recuerda que al ingresar a cada uno de estos artículos podrás encontrar no solo un análisis del documento en cuestión, sino también un PDF que podrás descargar para dar lectura al documento original.

Te dejamos a continuación con el listado. Si tienes alguna recomendación, no dudes en contactarnos escribiéndonos a contacto@porfiriato.com, o bien a nuestra cuenta de X.com en El Porfiriato.

El Plan de Tuxtepec.

El Plan de la Noria.

México Bárbaro.

Entrevista Díaz – Creelman.

Plan de San Luis.

Baile y Cochino.

Conclusiones

En conclusión, el Porfiriato fue un periodo de la historia de México caracterizado por una serie de transformaciones y desafíos en diferentes aspectos. En términos políticos, el régimen de Porfirio Díaz se caracterizó por la centralización del poder y la consolidación de un gobierno autoritario y estable. A nivel económico, se promovió el desarrollo y la modernización del país, principalmente a través de la inversión extranjera y la expansión del sector ferroviario.

En cuanto a las relaciones exteriores, México buscó establecer vínculos con otras naciones, promoviendo la cooperación económica y comercial. Sin embargo, también enfrentó conflictos y tensiones, especialmente con Estados Unidos durante la Revolución Mexicana.

En el ámbito de la cultura y la sociedad, se produjeron cambios significativos. Se desarrollaron movimientos artísticos y literarios, y se llevaron a cabo proyectos de modernización en las ciudades. Sin embargo, estas transformaciones también generaron desigualdades sociales y tensiones entre las élites y la mayoría de la población.

En cuanto a la seguridad, el régimen del Porfiriato mantuvo un control estricto tanto en el ámbito interior como en el exterior. Se fortalecieron las fuerzas militares y se utilizaron medidas represivas para mantener el orden interno. A nivel externo, se buscaron relaciones estables con otros países, pero también se enfrentaron desafíos y conflictos.

En cuanto a la religión, la Iglesia Católica mantuvo su presencia en la sociedad mexicana, aunque estuvo sujeta a la influencia y el control del Estado. Se implementaron políticas para limitar su poder y se promovió la idea de una iglesia «domesticada» alineada con los intereses del gobierno.

En resumen, el Porfiriato fue un periodo complejo y controvertido en la historia de México. Si bien hubo avances en algunos aspectos, también hubo desigualdades, conflictos y tensiones. Estos desafíos y contradicciones sentaron las bases para la posterior Revolución Mexicana y la búsqueda de un cambio político y social en el país.

Preguntas frecuentes sobre el Resumen del Porfiriato

¿Cuál fue la política principal durante el Porfiriato?

Durante el Porfiriato, se implementó una política de centralización del poder y consolidación del gobierno autoritario de Porfirio Díaz.

¿Cuál fue el enfoque económico del Porfiriato?

El Porfiriato se centró en promover el desarrollo y la modernización de México a través de la inversión extranjera y la expansión del sector ferroviario.

¿Cómo afectaron las relaciones exteriores a México durante el Porfiriato?

Durante el Porfiriato, México buscó establecer relaciones estables con otras naciones, promoviendo la cooperación económica y comercial, aunque también enfrentó tensiones y conflictos, especialmente con Estados Unidos durante la Revolución Mexicana.

¿Cuáles fueron los aspectos destacados de la cultura y sociedad durante el Porfiriato?

Durante el Porfiriato, hubo un florecimiento de las expresiones artísticas y literarias, así como una modernización en las ciudades. Sin embargo, estas transformaciones también generaron desigualdades sociales y tensiones entre las élites y la mayoría de la población.

¿Cómo se manejó la seguridad durante el Porfiriato?

El régimen del Porfiriato mantuvo un control estricto en el ámbito interior y exterior. Se fortalecieron las fuerzas militares y se utilizaron medidas represivas para mantener el orden interno. A nivel externo, se buscaron relaciones estables con otros países, pero también se enfrentaron desafíos y conflictos.

¿Qué fue el Porfiriato?

El Porfiriato fue un período de la historia de México que duró desde el 28 de noviembre de 1876 hasta el 25 de mayo de 1911. Durante este tiempo, el gobierno estuvo bajo el control del militar y político oaxaqueño Porfirio Díaz Mori. Durante el Porfiriato, la política se aplicó de tal manera que todo quedaba subordinado al presidente. Además, el gobierno del general Díaz se caracterizó por una política económica liberal y por la inversión en infraestructura y modernización del país. También se destacó, lamentablemente, por la represión y la falta de libertades políticas.